Ciudad de la Música de Ginebra. Dupraz + Byrne

0

El suizo Pierre-Alain Dupraz junto con el portugués Gonçalo Byrne ganan el concurso para la Ciudad de la Música de Ginebra

Este concurso surge de una necesidad, en la suiza francesa con Ginebra como capital, ante la ausencia de un edificio de este tipo tanto a nivel simbólico como funcional que pudiera aunar en un mismo espacio varias reivindicaciones históricas de la ciudad.

Por un lado, la “Orchestre de la Suisse Romande” que cumple este año un siglo de existencia no tenía un lugar de acogida propio. Lo mismo ocurría con la HEM (Alta Escuela de Música), una escuela de enseñanza profesional de la música, actualmente diseminada en diferentes espacios de la ciudad ninguno de cuales cumplía los requisitos mínimos de calidad que requiere esta práctica y que buscaba desesperadamente reagruparse.

Para el concurso, por invitación, fueron seleccionados 18 equipos, de Ginebra, el resto de Suiza e internacionales.

La propuesta que sigue a continuación, vencedora del concurso, se impuso a la de otros grandes estudios internacionales como Bernard Tschumi, Foster + Partners, Snøhetta, David Chipperfield, OMA o BIG.

Maqueta del proyecto ganador, Dupraz+Byrne

Maqueta del proyecto ganador, Dupraz+Byrne

Cité de la Musique. Pierre -Alain Dupraz y Gonçalo Byrne

Vista desde el cielo, la forma creada por Dupraz y Byrne es a la vez compacta y larga de la Ciudad de la Música, recortada en diagonal, se establece perpendicularmente al lago Léman, mirando a distancia al mismo tiempo el Mont Blanc y el Jura.

La gran forma simbólica de esta conexión geográfica señala la ubicación precisa de la “Cité”. A nivel del suelo, la percepción de este volumen transmite, a través de su transparencia, la vibración de un contenido vivo, totalmente dedicado a la música.

La parcela que aloja este importante programa cultural se encuentra a las puertas de la ciudad y los pabellones de parques que albergan las organizaciones internacionales. La Plaza de las Naciones anuncia la entrada a la “Cité de la Musique” que bordea tangencialmente el parque, donde la gran plaza se abre a lo largo de esta.

La distribución de los niveles superiores por medio de rampas, a imagen de una red urbana, permite la experiencia de un verdadero polo cultural abierto a todos los públicos, a todas las generaciones, creativo, onírico y estimulante para la imaginación.

De esta forma, músicos, profesores, alumnos, público y turistas pueden compartir este ambiente particular que crean las interpretaciones musicales de la HEM (Alta Escuela de Música) y de la Orquesta de la Suiza francesa.

Este proyecto nace de la “aparente contradicción” entre la especificidades del lugar y la autonomía de la forma, con lo que esta pueda tener de inesperado.

“Promenade de la Paix”

La plaza de entrada de la Ciudad de la Música se establece como zona principal de convergencia del público. La voluntad de continuidad y de fluidez a lo largo del parque da como resultado una jerarquía clara en los recorridos por los cuales el camino principal estructura el parque a lo largo del pequeño valle.

Exterior del proyecto ganador, Dupraz+Byrne

Exterior del proyecto ganador, Dupraz+Byrne

Los recorridos secundarios completan la unión con el resto de zonas verdes así como a la plaza de entrada de los músicos y artistas. El sector al norte del tramo principal permite la circulación de peatones y bicicletas, mientras que el resto de caminos son de uso exclusivo peatonal para preservar la tranquilidad de la terraza y de las zonas próximas al edificio.

Volumetría y organización

Adaptándose a las restricciones, las particularidades pero también a las ventajas de la parcela, la volumetría de la Ciudad de la Música resulta de diferentes factores. Entre ellos, la geometría del perímetro de implantación, las dimensiones legales, la topografía, la plaza de las Naciones, la presencia del parque, la carretera de Ferney así como las vistas han determinado las elecciones estratégicas de implantación, de organización y de funcionamiento.

Emplazamiento del proyecto ganador, Dupraz+Byrne

Emplazamiento del proyecto ganador, Dupraz+Byrne

 

La sinergia buscada entre las diferentes partes del programa (Salas de Concierto, HEM y Orquesta) se traduce en una interpenetración de los dos volúmenes que componen la Ciudad de la Música. El volumen principal, pegado a la plaza de las Naciones acoge de manera natural al público y alberga las salas de concierto. Estas están repartidas unas detrás de otras, a lo largo del vestíbulo, en una jerarquía que resulta, al mismo tiempo, de su forma geométrica y de su capacidad de acogida, desde el gran público de la Sala Filarmónica, al Blackbox ligado a la Escuela.

Interior del proyecto ganador, Dupraz+Byrne

Interior del proyecto ganador, Dupraz+Byrne

Las plantas que dan acceso a las gradas de la Sala Filarmónica que acogen diversos espacios del vestíbulo o vestuarios, cervecería, baños y espacio VIP, encuentran su lugar en una especie de continuum espacial. Este recorrido vertical con múltiples posibilidades (rampas, escaleras y ascensores) lleva a la cervecería y al restaurante gastronómico organizados en dúplex en los niveles superiores. Desde ahí, los visitantes pueden disfrutar de una vista panorámica sobre la ciudad y sobre los Alpes.
En respuesta al edificio principal, de carácter urbano y de fuerte vocación pública, se añade un segundo volumen que contiene el programa de la HEM (Alta Escuela de Música). En el corazón del parque, esta implantación privilegiada ofrece condiciones de trabajo excepcionales para los profesores y estudiantes. Todas las salas de práctica musical y teoría están orientadas hacia la vegetación adyacente, a distancia del ruido molesto de la carretera de Ferney. La Escuela, repartida así sobre varios volúmenes disfruta de la calidad del lugar, así como la cafetería que se beneficia de una terraza abierta sobre el parque.

Al igual que en las salas de concierto, el centro de cada planta de la Escuela está ocupado por las salas de audición de doble altura que pueden acoger al público. Las rampas adyacentes a estos espacios permiten una distribución fácil y directa entre las plantas.

Los diferentes grupos de instrumentos se reparten sin discontinuidad en todas las plantas, excepto los de percusión y electro-acústicos que utilizan las plantas inferiores con una relación privilegiada con el Blackbox.

El vestíbulo como protagonista

Inscrito en el umbral de la Plaza de las Naciones, el espacio del vestíbulo proyecta inmediatamente la vista hacia el parque y la “Promenade de la Paix”. La progresión espacial del vestíbulo sigue la topografía del parque, que se convierte en el protagonista del lugar. Este recorrido abierto y luminoso distribuye la Sala Filarmónica, la Sala del Recital, la Sala Lírica y, finalmente, el Blackbox. Este espacio de unión donde público e intérpretes se mezclan, se alarga en un verdadero paseo que comunica el espacio de de exposición, la cafetería y el resto del edificio.

Interior del proyecto ganador, Dupraz+Byrne

Interior del proyecto ganador, Dupraz+Byrne

Una logística óptima

Las entregas así como las circulaciones técnicas y logísticas son fundamentales para la calidad y eficiencia del trabajo en el seno de la Ciudad de la Música. Por ello, la flexibilidad de la logística es maximizada de forma simple y compacta, respondiendo al programa así como a la integración de las circulaciones urbanas.
Una rampa conduce a los camiones o camionetas al subsuelo, asegurando así las entregas al conjunto de las salas. Situada en la primera planta de sótano, el muelle de descarga conectado con la Sala Filarmónica a través de dos montacargas bien dimensionados permite aparcar a los camiones. Las otras salas (Lírica, Recital y Blackbox) se comunican horizontalmente, directamente a nivel de escena, por otro muelle situado en la planta segunda de sótano.

Exterior del proyecto ganador, Dupraz+Byrne

Exterior del proyecto ganador, Dupraz+Byrne

Datos del Concurso

Organizador: Fondation pour la Cité de la Musique de Genève, quien delega la organización del mismo al estudio de arquitectura Brodbeck-Roulet sa
El jurado está presidido por Dominique Perrault.

Calendario del Concurso

 9 enero 2017: lanzamiento del concurso
 11 agosto 2017: entrega proyectos
30 agosto 2017: entrega maquetas
19 – 21 septiembre 2017: primera parte fallo jurado
 11 – 12 octubre 2017: segunda parte fallo jurado
 30 octobre – 5 novembre 2017: exposición proyectos
Noviembre 2017 a junio 2019: anteproyecto, proyecto definitivo y estudios técnicos

Julio 2019 a junio 2022: obra

Premiados

1º premio: 18 Résonances | Pierre-Alain Dupraz & Gonçalo Byrne Arquitectos LDA
2º premio: 03 Musicbox | João Luis Carrilho da Graça / JLCG Arquitectos LDA
3º premio: 09 Twin Peaks | BIG & Itten + Brechbühl SA
4º premio: 12 A deux voix | EM2N Mathias Müller Daniel Niggli Architekten AG
5º premio: 07 Soundscape | Kengo Kuma & Associates Inc.
6º premio: 05 Panomara | Office for Metropolitan Architecture (O.M.A.) Stedebouw B.V.

Citas del Jurado

“El Jurado destaca la implantación del proyecto que refleja con delicadeza un conjunto de problemáticas inherentes al sitio y enfatiza claramente la combinación programática del todo.”

 

“El jurado valora la calidad del diseño de las tres salas públicas, dispuestas en una fila a lo largo de de la circulación interna del edificio. Esta disposición permite al mismo tiempo un acceso fácil a las diferentes salas, manteniendo un fuerte vínculo funcional con el resto del programa.”

 

“A pesar de su forma fuerte, el jurado valora el hecho de que el proyecto presenta una gran humildad por su resolución volumétrica.”

 

Fuente Cite de la Musique Web

 

 

Sobre el autor del artículo

Deja un comentario