Casa en Afife por Guilherme Machado Vaz

0

El arquitecto Guilherme Machado Vaz ha proyectado recientemente dos interesantísimas casas, una en el norte y la otra en el centro de Portugal.

Casa en Afife

En esta ocasión os presentamos la primera de ellas que ha sido construida. Emplazada en Afife, una pequeña localidad rural situada al norte de Viana do Castelo muy cerca de la frontera con España, que nació al pie de una colina y creció en los terrenos de labranza de la llanura en dirección al océano Atlántico. Pero, además, Afife es una tranquila población que acoge viviendas vacacionales y de fin de semana, y que concentra numerosos ejemplos de buena arquitectura doméstica contemporánea: casas de Nuno Brandão, de Francisco Vieira de Campos o de Álvaro Leite Siza, entre otras.

El terreno de la casa, alargado (60 X 18m) y de pendiente suave, está separado de una capilla por un camino y se encuentra a una cota inferior. Esta capilla, con entrada orientada a poniente, se asienta en un basamento de muros en granito, imponiéndose en el lugar. Como indica la memoria de la obra: “su presencia tuvo influencia en el proyecto, especialmente en lo que se refiere al diseño del volumen, a su implantación en el espacio y a la definición de los detalles constructivos. La casa buscó no perturbar la armonía de este espacio religioso. Al mismo tiempo no quiso ser sumisa a su presencia”.

El volumen de la casa se aleja de la calle para crear un espacio exterior de llegada y mantener el edificio en segundo plano con respecto a la capilla y su relación con la vía pública. La anchura de la casa queda definida por las distancias a lindes marcadas, y se implanta en forma de cuadrado que forma una secuencia con el de la piscina y el espacio intermedio a ambos. El volumen regular, compacto y vertical, evoca la esencia de un tipo de construcción tradicional en el Minho. Una segunda intención del proyecto fue: “respetar la topografía natural del terreno. Para cumplirlo, el edificio se adaptó a las cotas existentes a través de medias alturas, lo que permitió una relación directa con el exterior en el lado Sur y Poniente de la casa”.

El espacio entorno a la escalera

El espacio interior se optimiza mediante la colocación central de la escalera, lo que minimiza las áreas de circulación y genera un recorrido vertical que culmina en la terraza de la cubierta -el quinto alzado- donde se refleja el desfase de los pisos a través de su organización volumétrica. En una asociación de elementos espaciales que “arrastra – analizándolo a posteriori – reminiscencias Loosianas”.

 

Relación interior y exterior

Existe un fuerte contraste entre el exterior y el interior. La fachada funciona como un caparazón que permite puntualmente, a través de aberturas, el contacto entre la casa y el mundo. Cuando las puertas están cerradas, la fachada es la negación de sí misma, es una anti-fachada. Anula el interior, sugiriendo sólo materia. Casi podríamos entenderla como una escultura abstracta si las dos gárgolas de cobre no revelaran una preocupación funcional, en un gesto de exageración ornamental que contrasta con la sobriedad de la fachada.

Cuando se abren, las portadas de las contraventanas revelan un interior con diferentes materialidades inspirado en la arquitectura vernácula. Las contraventanas del alzado Sur, que mira a la capilla, invocan de una forma abstracta la talla dorada de los trípticos religiosos medievales sobre madera. Precisamente son de madera tanto las carpinterías como el rodapié del piso de entrada, y ambos están pintados en tonalidades que recuerdan a tiempos pasados.

La materialidad de la casa se configura mediante un pavimento de mármol con juntas en latón en la planta baja, y  tarima de madera con junta abierta en el resto de niveles. En la definición de los elementos, nos encontramos con el rodapié asumiendo una libertad que le permite vagar por el espacio, y adquiere un carácter tanto plástico como funcional; igualmente, las puertas interiores se liberan del plano de la pared sin interrumpirlo, escogen uno de sus lados y se superponen.

 

En definitiva, como explica Guilherme Machado Vaz: “La casa es más antigua que moderna y la piscina es lo que es”.

Ficha Técnica

Arquitectura: Guilherme Machado Vaz

Localización: Afife, Viana do Castelo

Constructor: Construções Rafael Fernandes

Año: 2018

Fotografías: José Campos

Website: http://www.guilhermemachadovaz.pt/

Instagram: @guilhermachadovaz

Sobre el autor del artículo

Arquitecto. Director de la revista TC Cuadernos

Deja un comentario