Recuperación del Palacio de San Telmo. Sede de la Presidencia de la Junta de Andalucía. Sevilla

Guillermo Vázquez Consuegra
Localización: Sevilla
Fecha: 2005 - 2010
Fotografía: Duccio Malagamba


Publicado en TC Cuadernos nº 92/93 - Guillermo Vázquez Consuegra


Formato    Archivo Pdf
Tamaño   14,5 Mb
Páginas 44 
Idioma Español

 

Quizá la operación más significativa de la propuesta, desde el punto de vista de la forma del edificio, sea la nueva ocupación del sector sur, comprendido entre el Salón de Recepciones y el patio principal. Esta intervención propone recuperar, en la disposición no simétrica de sus patios, la memoria histórica del edificio, al establecer relaciones de analogía con el núcleo fundacional del viejo edificio, aquel que se construyese en los últimos años del siglo XVII, en el que un conjunto de diminutos y erráticos patios, unos abiertos y otros cubiertos, conferían una escala más doméstica a esta ala Sur, en relación a los espacios más solemnes del edificio, que se alinearían más tarde a lo largo de su eje longitudinal.

Esta distribución de cuatro patios se genera a partir de la recuperación integral de dos de ellos, que pertenecieron al viejo edificio: el patio de San Jerónimo, destruido, que se reconstruye a partir de los numerosos restos existentes y el antiguo patio anexo a la Capilla, maltratado y mutilado, que recupera ahora sus dimensiones primitivas. La ubicación de ambos patios, junto a la huella de la traza del antiguo Refectorio, fijan los límites de los dos nuevos patios propuestos, de alturas y dimensiones diferentes, aunque de similar tratamiento formal en sus fachadas interiores. La disposición geométrica de estos cuatro patios, de entidad y naturaleza tan diversas, modificará la composición simétrica que el edificio presenta hoy, proponiendo una imagen no simétrica a un lado y otro del eje longitudinal, mucho más respetuosa con la génesis y evolución del antiguo Colegio-Seminario de San Telmo.
El conjunto que ahora proponemos constituirá un tejido compacto y entrelazado de construcciones y patios, de una gran riqueza y variedad espacial, en el que las luces, las transparencias y las largas perspectivas asumirán un decidido protagonismo en la definición de estos espacios, más complejos y entretejidos que evocarán más a aquellos espacios barrocos primitivos que a los mudos e inertes recintos actuales.

La segunda de las operaciones más significativas afecta al entorno de la Capilla. Se trata de una intervención que va a recualificar de forma considerable los espacios a un lado y otro de la Capilla, construida por Leonardo de Figueroa. Se trata, ahora, de proponer un conjunto de espacios de gran cualidad arquitectónica: Capilla, Sacristía, Enfermería y anexos, que asumirán los usos públicos del Palacio: pequeño salón de actos, exposiciones, usos múltiples, etc., directamente conectados con el patio principal y por tanto con los diferentes accesos públicos.
La propuesta pretende también resolver el conflicto actual de la articulación entre el patio norte y el patio principal, situando entre estos el vestíbulo principal del edificio. Un nuevo y generoso espacio de grandes dimensiones (que contiene una de las nuevas escaleras de acceso a las plantas superiores) concebido como vestíbulo que, situado al final de la galería porticada del Patio del Apeadero, articule de forma adecuada el tránsito entre dicho patio y el de Honor. Se trata, ahora, de entender el patio del Apeadero no como un recinto cerrado destinado a aparcamientos (como sucede en la actualidad) sino como el gran vestíbulo abierto del edificio. Un vestíbulo arbolado y abierto conectado visualmente con los jardines del otro lado de la calle Palos de la Frontera a través de su amplia portada, prolongando perspectivas y desdibujando confines. La cripta del Palacio, uno de los espacios más bellos ha permanecido inédito hasta ahora, sometido a un proceso continuado de abandono y ruina lamentables. La presente propuesta rescata este magnífico espacio abovedado, situado en semisótano, recualificándolo, al demoler todas las desafortunadas intervenciones realizadas en la época del Seminario y dotándole ahora, por fin, de un fácil acceso público, amplio y luminoso.

La propuesta para el jardín parte de la consideración del estado presente y como sucedía con el viejo edificio, serán las preexistencias las que marcarán las directrices y fijarán los parámetros para la formalización del nuevo proyecto.
El nuevo jardín es un jardín cerrado, es un oasis en el desierto, un lugar intimista y reservado. El cerramiento físico del jardín se acentúa con la presencia de la vegetación que tapizará sus muros, a fi n de hacerlos desaparecer y ampliar visualmente los confines del jardín.
La presencia del gran vacío central nos sugiere la idea de concebir la intervención como jardines dentro de un mismo jardín. El conjunto de operaciones se estructura creando distintos recintos, lugares de estancia, organizados desde un elemento arquitectónico central formado por las albercas y los patios, ligeramente excavados. Estos son las antesalas de los distintos jardines que aparecen en el jardín. Son lugares de paso para llegar al mundo vegetal. Se plantan con palmeras, de tipos diferentes en cada patio, cuyo sistema de riego es visible a través de canales, que a modo de acequias recorren el pavimento.

El agua es el origen y el fi n del sistema que traza el jardín. Las albercas, que acumulan el agua para el riego, son láminas de agua, espejos, espacios de contemplación. Sin agua, se convierten en espacios de estancia. El riego es también un motivo festivo y está relacionado con el ciclo de llenado y vaciado de las albercas. Cortinas y nubes de agua se encienden al paso de los visitantes, refrescando el ambiente. La forma del jardín viene definida por la presencia de los viejos árboles existentes; su ubicación y su tamaño dibujarán la geometría de los nuevos parterres. Grandes masas de vegetación, arbustos, hierbas, etc., se entrelazan creando un ambiente de jardín paradisiaco, semiasilvestrado, donde frutos, flores, colores, olores y texturas asumen el mayor protagonismo. El nuevo jardín de San Telmo asume y recoge en un solo lugar toda la historia que en él ha transcurrido e inicia así su camino hacia el siglo XXI.

No hay comentarios de clientes en este momento

Escribe tu comentario

Recuperación del Palacio de San Telmo. Sede de la Presidencia de la Junta de Andalucía. Sevilla

Escribe tu comentario

2,07 €