Nuevo Museo de la Semana Santa de Zamora

0

Matos Castillo arquitectos y Extudio ganan el concurso para este nuevo equipamiento cultural

En el siguiente texto, explican los diferentes aspectos de su proyecto.

Museo Semana Santa Zamora_Matos Castillo arquitectos + EXtudio_Maqueta 01

El Nuevo Museo de Semana Santa de Zamora supone una oportunidad única para describir, con la propuesta de su nuevo edificio, la evolución necesaria de las ciudades y sus construcciones culturales, el respeto a la memoria de los ciudadanos y su proyección hacia el futuro, el tránsito histórico entre lo físico y lo digital, los procesos de cambio y los de permanencia.
Ahí justo nos posicionamos, con los pies en el s.XXI y un ojo fijo en la Historia, tanto de las piezas que se exhiben como de la construcción del espacio urbano que lo acoge, con el respeto a la memoria de los zamoranos, pero proyectando un edificio que genere impacto y regeneración en la ciudad.

El emplazamiento y la trama urbana. Lecturas geométricas

El primer acierto ha sido consolidar su ubicación y gestionar urbanísticamente la normativa para una nueva volumetría, que en nuestra propuesta respetamos y matizamos dando respuesta no solo a un programa tan específico y emocionante, sino a una ciudad compleja que es parte ineludible del evento de la Semana Santa. Ese es su gran valor, el Nuevo Museo de Semana Santa debe permanecer intramuros, y en su posición histórica vinculada a los recorridos culturales de la ciudad. Y su nueva volumetría permite el desarrollo del deseo de la Junta: contar con un nuevo edificio funcional, impactante y de alcance internacional.

De esta forma las primeras decisiones nos llevan a hablar de ciudad, y concretamente del frente que el edificio ofrece a la Iglesia de Santa María la Nueva, entendiendo que no es únicamente necesaria una respuesta material, que también y así se hace, sino ante todo de geometría y espacio urbano.
Hay algo artificial en conservar la traza de una curva que no se adscribe a los movimientos naturales de transformación de la ciudad: la curva, como solución continua, desorienta la traza compleja y quebrada en la que Zamora, sin embargo, se mueve.

Relación del edificio con su entorno inmediato

Con el redibujado de la alineación a la calle Sigismond Talberg, proponemos un pequeño espacio exterior para el Nuevo Museo. Un espacio de acogida, un espacio que reimagina la traza junto a la Iglesia y proporciona nuevos puntos de vista sobe su reconocida arquitectura. Un espacio que se apoya en un hueco al interior del Museo, el único hueco, con el fin de generar un momento de deseo, un vistazo brillante nocturno, un foco para la celebración. Un espacio exterior necesario e independiente del de acceso al edificio, que se conserva como parte fundamental de la memoria en su posición y geometrías actuales, detrás del ábside de Santa María la Nueva.

Museo Semana Santa Zamora_Matos Castillo arquitectos + EXtudio_Sección Longitudinal

La nueva volumetría y las decisiones tomadas sobre el perímetro hacen que el impacto visual desde la Iglesia de Santa María la Nueva se minimice. Estamos generando un telón de fondo neutro (construido con sillares de piedra tosca o piedra de Zamora) y amable sobre el que destaque la pieza románica. Estamos además respetando la posición del punto de acceso y salida de pasos actual, así como el acceso de público al Museo, en un gesto de respeto a la ciudad y su memoria. La nueva configuración material de los planos de acceso (que proponemos en acero corten encerado) permite generar una nota de singularidad sin perder la abstracción que se busca en el plano continuo y quebrado.

Nada cambia, aunque todo haya cambiado.
Desde la parte inferior de la muralla solo veremos la nueva volumetría, consolidada como una serie de planos abstractos de piedra que dibujan las alturas y retranqueos normativos, sin pretender aportar ningún otro elemento de lectura visual o de escala.
Entendemos que la contemporaneidad debe ayudar desde sus proposiciones tecnológicas a la mejor comprensión de la historia, pero no imponerse a ella. Ni siquiera significarse en su lectura. No desde luego en un lugar tan singular y específico como este.

La cualidad del espacio arquitectónico

La complejidad geométrica del solar resultante, fruto de las lógicas históricas de un casco consolidado y de la sucesiva adquisición de solares para la construcción del museo, hace necesario generar un orden claro que permita tener una visión del conjunto ordenada y tranquila.

Museo Semana Santa Zamora_Matos Castillo arquitectos + EXtudio_PARstudio-01

Decidimos la dirección norte sur para la construcción de un eje principal de circulación y ordenación del espacio expositivo. Concretamente, una dirección ligeramente desviada del eje estricto geográfico para consolidar la relación con la Iglesia de Santa María la Nueva de la que asumimos sus principales ejes de construcción. Nos remiten estos ejes a la condición de culto del espacio del que provienen y nos apropiamos de ellos por la directa vinculación del museo con estos cultos.
A partir de ahí, el Museo se desarrolla como una sucesión de capillas, espacios emocionales de mayor o menor dimensión, atendiendo a las condiciones del solar, pero también a las de los anteproyectos museísticos y tecnológicos y a las piezas en exhibición, desarrollando una circulación continua en dos plantas que permita construir el discurso expositivo.

El espacio de exposición se divide a su vez en dos tipos de espacio. Por una parte, los grandes vacíos atravesados por intrépidos claroscuros, construidos con una arquitectura de muros y lucernarios, de clara referencia espiritual; espacios de los sentidos propios del evento que se expone, del recogimiento y de la exaltación, de la luz y la oscuridad, del silencio y los sonidos lejanos. En ellos se exponen las grandes piezas artísticas, pasos de altísima relevancia que pueden observarse desde distintos ángulos en los planos horizontal, vertical y diagonal.
Por otra parte, espacios menores anejos a cada sala en la que exponer piezas artísticas de menor envergadura, pero también donde concentrar la tecnología y la didáctica en forma de evento.
Ambos tipos de espacios se suceden y complementan, entendiendo que el impactante Nuevo Museo de Semana Santa, se construye en la medida relación entre la contemplación de las grandes piezas escultóricas en espacios de exaltación sensorial, y el aprendizaje por el medio digital de los museos más avanzados. Es algo que ya contempla el Anteproyecto museístico y tecnológico y que en la propuesta espacial se consolida y especifica.

El edificio resultante es de lectura y circulación sencilla y, sin embargo, es espacialmente complejo y rico en su condición espacial. Su materialidad acompaña estas primeras decisiones. Al exterior nos vestimos de piedra, para neutralizar la presencia y permitir un fondo tranquilo sobre el que proyectar la ciudad. Al interior, unos potentes muros de hormigón tintado y texturizado construyen la espacialidad.

Luz como materia

Unos muros que se elevan hacia el cielo en busca de la luz natural, que cae por los lucernarios y patios abiertos en su tejido. Estos lucernarios tienen la doble función de introducir luz natural en el interior del complejo de manera que puedan optimizarse consumos de luz artificial, pero también de provocar y conducir al dramatismo de la visita.

Museo Semana Santa Zamora_Matos Castillo arquitectos

Conclusión

Hemos buscado responder, con el conjunto de decisiones, a todos aquellos requerimientos especificados en las bases. Pero también a aquellas cuestiones inherentes a este tipo de actuación: la singularidad de la propuesta, el impacto para la ciudad y sus visitantes, la memoria local, la complejidad de la circulación de personas y objetos, la consolidación de un modelo contemporáneo de exhibición, la responsabilidad con los costes de construcción y mantenimiento.
Pero sobre todo, hemos respondido entendiendo que este es un proyecto fundamental para el futuro de Zamora y su evento cultural más relevante, para posicionarlo en el mundo desde un edificio único y moderno, desde un espacio de la emoción y los sentidos, desde un edificio tecnológico cuya espacialidad permanecerá en la memoria de los visitantes.

 

Arquitectos: MATOS CASTILLO arquitectos & EXTUDIO

Matos Castillo
Alberto Martínez Castillo
Beatriz Matos Castaño

Extudio:
Nestor Montenegro
Toni Gelabert

Infografías
PARstudio

Maqueta
Controlmad

Colaboradores
Álvaro Parra

Cliente
Junta Prosemana Santa de Zamora

Sobre el autor del artículo

Deja un comentario