Residencia Geriátrica. Miramón

Juan M. Otxotorena
Localización: San Sebastián, Guipuzcoa
Fecha: 2004
Fotografía: David Muñiz


Publicado en TC Cuadernos nº 95 - Juan M. Otxotorena


Formato    Archivo Pdf
Tamaño 3,3 Mb
Páginas 12 
Idioma Español

 

El proyecto se ubica en uno de los dos solares resultantes de la segregación que sufrió una de las parcelas del plan parcial de Miramón, referido al desarrollo de un ‘Parque Tecnológico’ ubicado en una localización privilegiada del perímetro interior de la ciudad de San Sebastián, marcada a su vez por la especial carestía del suelo. El dato es importante, por la presión que añade sobre las condiciones establecidas para la viabilidad económica de la operación, que pasa por la construcción de un edificio de presupuesto enormemente ajustado. La parcela en la que se sitúa el proyecto tiene de hecho una forma de “L”; y linda al norte con un vial del plan, al que mira la fachada principal del edificio y por el que tiene su acceso. A su vez, limita al oeste y al sur con la otra parcela que resulta de la segregación. El edificio, en todo caso, se ciñe de manera muy ajustada y estricta a las posibilidades que le da la normativa urbanística de aplicación propia de la parcela: se atiene a las alineaciones establecidas y apura la edificabilidad disponible y la altura permitida; y, en realidad, se hace posible merced al aprovechamiento que obtiene en la planta de semisótano mediante los planos inclinados de chapa perforada que cubren sendos patios de ventilación e iluminación por los que respira en ambas fachadas y gracias a los cuales adquiere unas condiciones de habitabilidad suficientes y dignas sin consumir superficies computables.

El diseño respeta en todo momento las alineaciones y rasantes establecidas en el plan parcial, de manera que la planta se perfila a partir de los retranqueos obligatorios respecto a la calle de acceso y los linderos laterales, así como los niveles permitidos de edificabilidad y ocupación en planta. Y se estructura en torno a una crujía básica definida por la suma de un pasillo central y habitaciones a ambos lados que se ajusta con exactitud a las necesidades del programa. Se pretendía una residencia de ancianos de hasta 150 plazas en habitaciones individuales y dobles. Y el citado esquema de distribución permitía alcanzar el objetivo sin detrimento del necesario desarrollo de las áreas comunes, dentro de las condiciones urbanísticas preestablecidas.
Hay diversos tipos de habitaciones, y existe la previsión de cierta posibilidad de intercambiarlas. En todo caso, las plantas propiamente residenciales incluyen algunos espacios de uso colectivo, de comedor y de estancia, que sirven para fragmentar el grupo social en aras de una atención más cuidada, basada en grupos reducidos de características compartidas.

El volumen edificado se estructura en función de la relación existente entre los dos elementos fundamentales del programa: por una parte las dependencias comunes, y por otra las habitaciones. Parte de la planta baja y la de sótano completa se destinan a usos comunes y poseen un carácter más público. La distribución trata de atender de manera escrupulosa a los requerimientos específicos de la normativa relativa a este tipo de equipamiento, y a los argumentos de experiencia acumulados por la empresa promotora al cabo de los años. En planta baja se ubican las zonas de recepción, dirección, administración, cafetería y trabajo social. Por su parte, las áreas de atención médica con podología y baño geriátrico, terapia ocupacional, rehabilitación, salas de usos múltiples, capilla, peluquería, administración, vestuarios de personal, lavandería y cocina se encuentran en la planta de semisótano, así como los espacios destinados a descanso del personal y velatorio.
Por lo demás, el edificio se resuelve en los términos de una lógica constructiva elemental, con una terminación continua de mortero monocapa de color ‘crema-hueso’ en fachadas, y con el complemento de unos revestimientos metálicos de panel industrial de chapa de acero lacado en tonos metalizados en elementos singulares. Un plano inclinado construido mediante la correspondiente serie de cerchas metálicas y forrado en panel de chapa da forma a un alero que se hace eco del plano inclinado de chapa perforada que corona los patios interiores corridos de ambas fachadas. Se trabaja así para una mejor protección de las fachadas frente al soleamiento y la lluvia y, a su vez, se gana altura en cubierta para la conformación en ella de un espacio rehundido y corrido de estancia en la coronación del edificio, desde el que se divisa el mar y al que puede accederse mediante ascensor.
La envolvente del volumen construido es un paralelepípedo elemental que trata de sacar el máximo partido a la expresión de su rotundidad geométrica. Las fachadas aparecen enmarcadas en todo el perímetro con un énfasis intencionado que contrasta con la delicadeza y favorece el dinamismo de su cerramiento efectivo, al tiempo que prepara su perforación sistemática mediante el consabido sistema de bandas corridas de huecos. La tersura de las dos fachadas largas, anterior y posterior, encuentra a su vez un contrapunto añadido en el modo en que las rebasan algunas estancias que, por así decir, no caben dentro de los límites de la crujía: se trata de los comedores, que asoman hacia atrás apilados en un prisma único de relativa entidad que recorre toda la altura del edificio, y las salas de estar, que se proyectan hacia el frente sobre la fachada principal. Ellas actúan, distribuidas al tresbolillo en altura y diferenciadas por plantas, a modo de grandes miradores que avanzan en vuelo y asoman sobre el paisaje, partiendo de la alineación general del volumen, dando forma al gesto de mirar hacia afuera de quien parte de una compactación muy estricta del espacio en las plantas y busca una cierta expansión.

No hay comentarios de clientes en este momento

Escribe tu comentario

Residencia Geriátrica. Miramón

Escribe tu comentario

1,64 €