Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Las Torres Colón: La curiosa historia de un edificio singular

Si en 1968 hubieran existido las redes sociales, las Torres de Colón habrían sido origen de innumerables fotografías, chistes, memes hashtags y demás banalidades. Sin duda alguna estaríamos ante un fenómeno viral sobre el que todo el mundo tendría su propia opinión o como mínimo ocurrencia.
Afortunadamente, en el Madrid de 1968, los comentarios que los hubo y muchos, se reducían a charlas de oficina, de barra de bar o de sobremesa familiar, y la agitación mediática quedó en algunas historietas y viñetas de prensa. Las Torres de Colon dieron mucho que hablar, y es que nunca se había visto, ni en Madrid ni en ningún otro lugar de España, un edificio que se construía de arriba hacia abajo.

El estudio de Antonio Lamela fue el encargado de llevar a cabo esta obra que, superando su propia historia, se ha convertido con el paso del tiempo en uno de los iconos arquitectónicos de Madrid.

(La información de este artículo ha sido extraída del libro de Concha Esteban que publicamos en TC Cuadernos, «Antonio Lamela y Torres Colón» que puedes descargar gratuitamente.)

La Visión de Antonio Lamela: El Genio Detrás de las Torres Colón

Antonio Lamela, nacido en Madrid en 1926, fue el cerebro detrás de las Torres Colón. Lamela no era simplemente un arquitecto, sino un visionario que buscaba constantemente desafiar los límites de lo posible en el diseño arquitectónico. Su pasión por la arquitectura y la ingeniería se refleja en su obra maestra, las Torres Colón, que son un testimonio de su visión y su capacidad para innovar.

Lamela viajó frecuentemente por Europa y América, y pudo así empaparse de las tendencias arquitectónicas más avanzadas de la época. Su objetivo era crear una arquitectura que fuera a la vez funcional y estéticamente agradable, y que se integrara armoniosamente con el entorno urbano. Su visión era la de una arquitectura que no sólo sirviera a sus habitantes, sino que también enriqueciera la ciudad y la vida urbana.

Las Torres Colón son un ejemplo perfecto de esta visión. Lamela imaginó un edificio que no sólo sería un hito arquitectónico, sino que también mejoraría la calidad de vida en la ciudad. Para lograr esto, diseñó las Torres Colón con una estructura suspendida, lo que permitió la creación de un espacio urbano amplio y abierto en la base de las torres. Este espacio no sólo proporciona un lugar para que la gente se reúna y socialice, sino que también mejora la circulación del aire y la luz natural en la zona.

La visión de Lamela para las Torres Colón no se limitó a su diseño arquitectónico. También tenía una visión para su uso. Imaginó las Torres Colón como un centro de actividad, con oficinas, tiendas y restaurantes que atraerían a la gente a la zona. Esta visión se ha hecho realidad, ya que las Torres Colón son hoy en día un centro de actividad económica en Madrid.
En resumen, la visión de Antonio Lamela para las Torres Colón se fundamentó en la innovación, funcionalidad y belleza. Fue una visión que desafió los límites de lo que era posible en la arquitectura y que ha dejado un legado duradero en la ciudad de Madrid.

Torres colon el proyecto (1)

 

La Arquitectura Suspendida: Un Concepto Revolucionario

La arquitectura suspendida, como se implementó en las Torres Colón, es un concepto innovador que invierte la lógica constructiva tradicional. En lugar de construir desde el suelo hacia arriba, donde cada piso soporta el peso del siguiente, en la arquitectura suspendida, los pisos se cuelgan de una estructura superior.

En el caso de las Torres Colón, la estructura superior es una viga de hormigón armado conocida como «el remate», que se encuentra en la parte superior del edificio. Esta viga actúa como un gran soporte del que se suspenden los pisos del edificio mediante cables de acero.

Los pisos están formados por módulos prefabricados que se colgaron de la estructura superior durante la construcción. Cada módulo se suspende de la viga superior mediante cuatro cables de acero. Este diseño permite que el peso de los pisos se distribuya de manera más uniforme, lo que reduce la carga en la base del edificio. Además, la arquitectura suspendida ofrece una mayor flexibilidad en el diseño de los espacios interiores, ya que los muros no son necesarios para soportar el peso de los pisos superiores.

Torres colon arquitectura suspendida (2)

Este tipo de construcción requiere una planificación y ejecución muy cuidadosas, debido a su complejidad técnica y a los desafíos que presenta en términos de seguridad y estabilidad estructural. Sin embargo, Antonio Lamela y su equipo estuvieron a la altura del desafío, superando numerosos obstáculos para hacer realidad su visión.

La arquitectura suspendida no sólo es una hazaña técnica, sino también una declaración estética. Al liberar el espacio en la base del edificio, las Torres Colón crean una sensación de apertura y ligereza que contrasta con la solidez y la masa de los rascacielos tradicionales. Este contraste es una de las características definitorias de las Torres Colón, y es un testimonio de la visión y la audacia de Antonio Lamela.

Volviendo al contexto histórico, hay que entender que la información en aquella época no fluía, ni por asomo, con la ligereza del mundo actual. Toda esta explicación sobre el cómo y el porqué de la obra no era del dominio público por lo que es comprensible la sorpresa e hilaridad de los madrileños ante ese edificio que “comenzaba la casa por el tejado”.

El Proyecto y la Obra: Un Desafío de Ingeniería y Arquitectura

El proyecto de las Torres Colón fue un desafío desde el principio. La idea de construir un edificio desde arriba, con los pisos suspendidos de una estructura superior, era algo completamente nuevo y nunca antes visto en la arquitectura. Este enfoque innovador presentó una serie de desafíos técnicos y logísticos que requerían una solución ingeniosa.

El proceso de construcción comenzó con la construcción de los núcleos centrales de las torres. Estos núcleos, que contenían los ascensores y las escaleras, se construyeron utilizando técnicas de construcción tradicionales. Sin embargo, una vez que los núcleos estuvieron en su lugar, el proceso de construcción tomó un giro inusual.
Los pisos del edificio se construyeron como módulos prefabricados en el suelo. Estos módulos se izaban luego hasta la parte superior del edificio y se colgaban de la estructura superior mediante cables de acero. Este proceso requería una precisión milimétrica y una coordinación perfecta entre los equipos de construcción.

Nucleos Torres colon arquitectura suspendida (2)

Como suele pasar con los proyectos más audaces, no son recibidos de buenas a primeras con los brazos, o la mente en este caso, abierta. En el contexto de una batalla de poder entre el entonces alcalde de Madrid, Arias Navarro y el Almirante Carrero Blanco las obras fueron paralizadas con la excusa de un incumplimiento técnico muy difícil de sostener desde el punto de vista estrictamente arquitectónico.

A pesar de los desafíos, tiempo después se reanudaron las obras, y el equipo de Antonio Lamela fue capaz de llevar a cabo el proyecto con éxito. La construcción de las Torres Colón se convirtió en un hito en la arquitectura y la ingeniería estructural del siglo XX, y demostró que era posible llevar a cabo proyectos arquitectónicos innovadores y desafiantes.
Hoy en día, las Torres Colón son un testimonio de la visión y la audacia de Antonio Lamela. Son un recordatorio de que, con la visión correcta y la voluntad de desafiar las convenciones, es posible crear arquitectura que sea a la vez innovadora y hermosa.

La Reforma de las Torres Colón: Un Renacimiento Arquitectónico

Las Torres Colón no sólo son conocidas por su diseño arquitectónico único y su innovadora arquitectura suspendida, sino también por la significativa reforma que experimentaron en los años noventa. Esta reforma, aunque cambió la imagen de las Torres, mantuvo intacta la esencia de la visión original de Lamela.

La reforma fue un proceso complejo que implicó una serie de cambios tanto en el exterior como en el interior de las Torres. El objetivo de la reforma era modernizar las Torres y adaptarlas a las necesidades cambiantes de la ciudad y sus habitantes. Sin embargo, a pesar de los cambios, la reforma se llevó a cabo con el máximo respeto por la estructura original y el diseño de Lamela.
Uno de los cambios más notables fue la adición de una nueva fachada de cristal. Esta fachada, que reemplazó la original de hormigón, dio a las Torres un aspecto más moderno y ligero. Sin embargo, a pesar de este cambio, la estructura suspendida de las Torres se mantuvo intacta, preservando la innovadora arquitectura de Lamela.
La reforma también incluyó cambios en el interior de las Torres. Se renovaron los espacios de oficinas para adaptarlos a las necesidades modernas, y se añadieron nuevas instalaciones y servicios para los ocupantes de las Torres.
La reforma de las Torres Colón fue un proceso de renacimiento que permitió a las Torres mantener su relevancia y su estatus como icono arquitectónico de Madrid. A través de la reforma, las Torres Colón han demostrado su capacidad para adaptarse y evolucionar, manteniendo al mismo tiempo la visión y la audacia que las caracterizan.

Las Torres Colón Hoy: Un Icono Arquitectónico en el Corazón de Madrid

Hoy en día, las Torres Colón son más que un par de torres en el horizonte de Madrid. Son un icono arquitectónico, un hito en la ciudad, y un testimonio de la visión y la audacia de Antonio Lamela.
Las Torres Colón se destacan en el paisaje urbano de Madrid, no sólo por su altura y su diseño único, sino también por su significado histórico y cultural. Son un recordatorio de una época de innovación y cambio en la arquitectura, y de la capacidad de un arquitecto para desafiar las convenciones y crear algo verdaderamente único.
Las Torres Colón también son un centro de actividad en Madrid. Sus espacios de oficinas albergan a empresas de diversos sectores, y sus espacios comerciales atraen a visitantes de toda la ciudad y más allá. Las Torres Colón son un lugar de encuentro, un lugar donde la gente puede trabajar, comprar, comer y socializar.
Además, las Torres Colón son un destino popular para los turistas. Su diseño único y su historia fascinante atraen a visitantes de todo el mundo, que vienen a admirar la arquitectura y a aprender sobre la historia de las Torres.

Torres colon hoy

En resumen, las Torres Colón, el “edificio que comenzaba la casa por el tejado” son un testimonio de la visión y la audacia de Antonio Lamela, y un hito en la arquitectura española. Son un recordatorio de que, con la visión correcta y la voluntad de desafiar las convenciones, es posible crear arquitectura que sea a la vez innovadora y hermosa. Las Torres Colón son un testimonio de esto, y seguirán siendo un icono arquitectónico en Madrid durante muchos años.

 

 

Planos Torres Colón

Autor