El límite de la vivienda colectiva en Japón