fbpx

Premios de Arquitectura del COACV 2015-16

2

El pasado día 28 de septiembre se fallaron los Premios de Arquitectura del Colegio Oficial de Arquitectos de la Comunidad Valenciana correspondientes a los años 2015 y 2016. El jurado compuesto por el Decano y el Secretario del COACV, los directores de las cuatro escuelas de Arquitectura de la Comunidad Valenciana, y por el arquitecto de reconocido prestigio Ignacio García Pedrosa (ver TC nº 68 PAREDES-PEDROSA) ha seleccionado ganadores y menciones en cinco categorías: Arquitectura, Rehabilitación, Diseño urbano y Paisaje, Interiorismo, y Proyectos Finales de Carrera.

Casa IV en Elche

Casa IV en Elche- estudio Mesura

El premio de la categoría de Arquitectura ha sido para una interesantísima ampliación de una vivienda unifamiliar en Elche, llevada a cabo por el estudio Mesura, formado por el equipo de arquitectos Benjamín Iborra, Jori Espinet, Carlos Dimas, Marcos Parera y Jaime Font. Una pauta de bóvedas de hormigón blanco visto apoyadas sobre una serie de muros de pie y medio de aparejo flamenco elaborados con piezas cerámicas hechas a mano, resuelven tanto los espacios interiores como exteriores de una propuesta de lenguaje contemporáneo que remite a su vez a la tradición constructiva mediterránea. La potencia estructural y formal, tanto de las fábricas como de la cubierta se convierte en la esencia de esta intervención que además cuenta con una ejecución exquisita.

El jurado ha otorgado asimismo sendas menciones a una casa en el Maigmó del arquitecto alicantino Alfredo Payá , y al hotel Vivood Landscape en Benimantell de los arquitectos Daniel Mayo, Agustín Marí y Pablo Vázquez.

Rehabilitación integral de un edificio histórico en el centro de Valencia. Juan Marco

En la categoría de Rehabilitación, el primer premio ha sido para la rehabilitación integral de un edificio histórico en el centro de Valencia, del arquitecto Juan Marco.
La intervención sobre un edificio de viviendas del año 1928 situado junto a la casa natalicia de San Vicente Ferrer, asume el reto de transformar un espacio habitacional originalmente pensado con separación horizontal mediante un nuevo programa que implica la conexión interior del edificio y la reformulación de la escalera como elemento esencial articulador del espacio y al tiempo dispositivo climático. La intervención combina el rescate de elementos existentes, como los pavimentos hidráulicos o las estructuras originales de madera, con la superposición extremadamente hábil de nuevos materiales y mecanismos de articulación tanto en el espacio interior como con el exterior.

Igualmente se ha otorgado una mención a la rehabilitación del antiguo ‘Pósito Pesquero’ de Santa Pola llevada a cabo por José Amorós, Luis Rubiato y Patricia Navarro.

Jardín de la Memoria en Vinaroz. Camila Mileto y Fernando Vegas

El premio de Diseño Urbano y Paisaje ha correspondido a la pareja de arquitectos formada por Camila Mileto y Fernando Vegas con su Jardín de la Memoria en Vinaroz.
Sobre las antiguas trazas de la iglesia y el convento de San Francisco, la intervención recupera la memoria del edificio y de los huertos que lo rodeaban mediante una hábil reutilización del antiguo material del convento encontrado durante la ejecución. Se lleva a cabo la reconstitución de unos muros bajos que al tiempo que trazan la memoria del edificio en el lugar, articulan los espacios del jardín y actúan como mobiliario urbano. La certera combinación de pavimentos y zonas verdes en función de la lectura de los espacios originales del convento acaba de recrear un espacio de gran riqueza visual sin necesidad de elementos superfluos y, sobre todo, con gran capacidad de que los habitantes lo hagan propio.

En esta categoría ha correspondido una mención a la gestión y desarrollo de la Unidad de Ejecución 12 del Plan General de Vinalesa, cuyos autores son Fernando Ricart, Iván Vallés, Antonio Gil y Oscar Terrasa.

En el apartado de Interiorismo el jurado ha premiado la intervención de Enrique Zarzo y Ángela Cardiel en la tienda Ribags House situada en el valenciano barrio de Ruzafa.
La operación parte de una serie de decisiones sintéticas, mínimas, pero con fuerte contenido retórico sin caer en el minimalismo puramente estético. Se puede pensar que la austeridad responde a una elección tanto ética como económica, que además permite resaltar determinados objetos presentes en el espacio y, sobre todo, da protagonismo a los objetos fundamentales que en este caso son las originalísimas mochilas de Ribags.

La mención de esta categoría ha sido otorgada a Carlos Sánchez y Luis Navarro con su ático 2L.
Por último, la categoría reservada a los proyectos finales de carrera ha deparado un primer premio para el proyecto Xarc-Residencia de Artistas del alumno de la Universidad CEU Cardenal Herrera José Luis Moreno, con un proyecto desarrollado en Santa Eulalia del Río, Ibiza. Se trata de un complejo proyecto de intervención en una extensa área de la localidad, en la que el programa se articula mediante la presencia de diversas piezas de escalas muy diferentes. Con gran habilidad y rigor se asume el diálogo entre lo nuevo y las preexistencias, para reconfigurar tanto el espacio público como el territorio sobre el que se emplaza.

También en esta categoría, la primera mención es para otro alumno de la Universidad CEU Cardenal Herrera, Ernesto Correa, cuyo proyecto plantea un centro de Educación Especial en Borbotó. En este caso el programa especialmente introvertido se utiliza para resolver un vacío urbano y articular los espacios resultantes mediante una forma que parte de una geometría compleja y la resolución de las cubiertas como elementos definidores tanto del espacio interior del edificio como de la presencia del mismo en el lugar.
La segunda de las menciones de la categoría de PFC, ha recaído en Yasmina Arancibia, alumna de la Universitat Politècnica de València, con un proyecto denominado Os Silos, vinculado con el interesante Proyecto Silos, para la rehabilitación y revitalización del patrimonio industrial.
Desde TC Cuadernos queremos felicitar a todos los ganadores y animar a todos aquellos que participaron y que no han obtenido reconocimiento en esta ocasión, porque más allá de los premios todos ellos contribuyen al enriquecimiento cultural y social que aporta la buena arquitectura.

Ricardo Meri

Sobre el autor del artículo

Arquitecto. Director de la revista TC Cuadernos