Displaced Longitude – McCulough Mulvin

0

Exposición de McCulough-Mulvin en la estación de metro de São Bento – Oporto.

Desde el pasado 26 de septiembre y hasta finales de esta semana, ocupa el espacio del hall superior de la estación de metro de São Bento, del arquitecto Álvaro Siza, una exposición  del equipo de arquitectos McCulough Mulvin a través de un total de siete proyectos en una fértil exploración de la vinculación entre Arquitectura, naturaleza y tiempo. Parte de los proyectos presentados estaban ya recogidos en nuestra reciente monografía sobre este equipo de Dublín (ver TC Cuadernos nº 119/120.), otros son proyectos en curso o actualmente en construcción como la Thapar University en el Punjab. La exposición mediante unos paneles y, sobre todo, con la potencia comunicativa de las proyecciones, utiliza el potente espacio del hall colgado sobre las vías como un lienzo sobre el que superponer tiempos de narración a tiempos de paso.

El título Desplazamiento en Longitud hace referencia, al hecho de la posición relativa equivalente de ambos países sobre la línea de 5º de longitud oeste, donde lo único que varía realmente es la latitud de ambos. Esta muestra es especialmente interesante porque permite ver las diferencias de aproximación entre la arquitectura portuguesa e irlandesa a pesar de las similitudes contextuales existentes (especialmente con el norte de Portugal): territorios pequeños, periféricos, de escasa población y con una alta tradición de emigrantes; con vinculación al Atlántico, y tradición marinera; con raíces celtas y materialidades conectadas con la piedra y la madera; lluviosos, verdes y anclados a la tierra. Apuntan desde McCulough Mulvin que la gran diferencia es la tradición respecto a la cultura arquitectónica, para lo bueno y para lo malo.

 

Las tres filmaciones que se pueden visionar en el espacio recogen intervenciones de gran escala como la Universidad de Thapar o los proyectos del Trinity College en Dublín, pero también palimpsestos de menor escala como St Mary’s en Kilkenny y los archivos militares de Dublín, o construcciones geográficas sobre el territorio como la escuela Kishogue los laboratorios Beaufort en Cork o la magnífica estación de bomberos de Waterford. Observables todas a la vez o por separado, las proyecciones colonizan el espacio pero sobre todo el tiempo de paso de los viajeros como espectadores ocasionales. Las narraciones se superponen o se distancian entre sí según el momento haciendo que cada instante sea distinto y único. La primera narración, proyectada sobre el techo, nos traslada a la visión lenta, desde el cielo, de la inserción de la arquitectura en la ciudad y el territorio. La segunda película, proyectada en la pared lateral, habla de los edificios como volúmenes, observables desde diferentes ángulos y distancias. La última, la más estática de las tres, desde la cámara en el suelo nos cuenta el devenir en tiempo real de los espacios experimentado desde la perspectiva del ojo humano.

 

Expo McCulough Mulvin en São Bento

(Fotografía: ©Jose Campos)

Sobre el autor del artículo

Deja un comentario