Construir sin destruir. Casa BF

0

El proyecto al que se dedica el siguiente artículo es el resultado de la colaboración entre los estudios OAB y ADI Arquitectura. Se trata de la Casa BF, una pieza singular por el alto número de condicionantes previos y la maestría con que se  resuelve finalmente, con la premisa fundamental que abandera todo el trabajo: ‘construir sin destruir’, juego de infinitivos utilizados por César Ruiz Larrea para guiarnos en un recorrido preciso y detallado por esta comprometida obra que podemos disfrutar al completo en la publicación  TA 16- Viviendas Unifamiliares (vol. 2)

Construir sin destruir

Técnica, es aquella capacidad para dar respuesta a un problema. Cuando en cualquier actividad, una brillante idea contiene las estrategias adecuadas para resolver los problemas, sólo requiere utilizar la técnica apropiada que conecta a ambas y así desarrollar el proceso constructivo que va resolviendo todos y cada uno de los pasos para concluir en la primera idea.

Y es precisamente este, el caso paradigmático que nos ocupa, en la excepcional vivienda BF proyectada y construida por Carlos Ferrater, Xavier Martí, Carlos Escura Y Carlos Martín. Una idea y un proceso constructivo que nos dan la clave para entender la técnica empleada en leer el lugar y resolver la complejidad del encargo. Un hermoso lugar con una pendiente del 40 %, un complejo programa cuyos usuarios querían desplazarse en horizontal, una exigencia de ser absolutamente respetuoso con el terreno, la dificultad de enlazar todo ello con los accesos de vehículos, ajustar la economía en el proceso de producción y montaje, unos exigentes acabados desde opciones industrializadas, óptimo comportamiento y demandas energéticas.

Es decir, una serie de problemas difíciles de resolver desde una clara y contundente estrategia proyectual. Y una vez más el equipo liderado por el maestro Ferrater, sacan el conejo de la chistera en un elegante movimiento de manos y nos regalan una de sus más afortunadas actuaciones.

Intentemos de una manera  atenta y silenciosa ver como lo han hecho. Lo primero que les sugiero es que vayan allí, que se desplacen a Castellón y suban por los viejos bancales, me lo agradecerán. La experiencia arquitectónica es magnífica. Pero analicemos como lo han hecho.

OAB + ADI Arquitectura, Casa BF

OAB + ADI Arquitectura, Casa BF

Bancales antiguos, geometría clara y precisa del territorio, planos en laderas que habitan hermosos algarrobos, olivos, pinos,…. Es decir, estructuras que mediante técnicas milenarias, construyen la óptima explotación del territorio en ladera mediterránea.

¿Cómo destruir este pasado?, ¿cómo construir sin destruir?. Es necesario hoy más que nunca preservar este patrimonio y la posibilidad de hacerlo reversible en cualquier momento. Pero como compatibilizar esto con una parcelación del mismo ajena urbanisticamente a estas preexistencias.

Dos son en general las estrategias arquitectónicas a la hora de enfrentarse a este problema. La primera adoptada por la modernidad simbiótica, donde la arquitectura con más o menos expresividad formal se asientan en el territorio creando a través de la sección una sucesión de espacios en bancales donde la relación con el suelo se habita de una manera, podríamos decir tradicional. Así aparecen muros, patios, pérgolas, zaguanes, etc. donde la arquitectura del lugar sirve de modelo para ser expresada con un lenguaje moderno más o menos purista.

Aquí igualmente se inician los primeros ejemplos de la arquitectura bioclimática, modelos o punta de lanza para responder a los problemas  suscitados por la crisis energética y medioambiental en la que estamos inmersos y que conocemos con el término banalizado por su abrasiva utilización de Sostenibilidad. Ejemplos de arquitecturas exitosas en este caso son por todos conocidos desde las obras de Coderch, Tusquets (pantallería) y tantas otras….

Esta arquitectura actúa con el entorno de manera  interactiva con el usuario. Pero generalmente la alteración del territorio es inevitable y no recuperable para los usos prexistentes. Admite una escala muy reducida, ya que en cuanto el programa es extenso la incidencia sobre el lugar se vuelve muy agresiva, y además la compatibilidad con materiales y lenguajes abstractos y contemporáneos se vuelve un ejercicio difícil donde sólo unos pocos salen airosos dando generalmente salida los repertorios y clichés más populistas y banales encubiertos en localismos las más veces periclitados. Aparentemente esta modernidad simbiótica es la que siempre se ha defendido como la más puramente sostenible. Esto no es necesariamente cierto.

La otra actitud que ha convivido con ella y que ha sido adoptada por la modernidad objetual nos ha dejado grandes ejemplos desde los griegos a la actualidad.

En ésta, el objeto más o menos abstracto se ¨posa” sobre el territorio, liberando éste lo más posible de una contaminación física. Este camino exige una radicalidad extrema, un enorme rigor proyectual y un lenguaje de abstracción muy depurada porque suele ser más vulnerable en el diálogo con el contexto.

Este camino igualmente exige una técnica muy desarrollada y la absoluta necesidad de controlar todos los procesos proyectuales y de puesta en obra.

OAB + ADI Arquitectura, Casa BF

OAB + ADI Arquitectura, Casa BF

Aquí empezamos a comprender las estrategias de la magia!. Lo más interesante es comprobar como esta actitud puede llegar a soluciones (y ésta lo es) más sostenibles y por tanto mediambientalmente más exigentes que soluciones más simbióticas en la técnica adoptada. Veamos: de los 3.000 m2 de parcela, solamente se utilizan constructivamente apenas 2 m2 para los pilares que la sostienen y 150 m2 del programa enterrado, es decir el 5%. Todo el resto del territorio se restituye a su estado original pudiéndose aprovechar y continuar la explotación de la tradicional agricultura de bancales. La arquitectura no altera el territorio funcionalmente conviviendo con absoluto respeto de él.

Es una arquitectura de poco peso, ligera y por tanto con una menor cantidad de energía incorporada en el proceso de su fabricación y montaje.

Al fabricarse toda la estructura en taller y llevarse por componentes (prefabricación industrial), el ahorro energético en el proceso es óptimo tanto en producción como transporte.

El montaje se hace todo él con grúa, evitando erosionar el terreno con todo el inmenso trabajo de estructuras de puntales: reciclabilidad territorial.

La solución tipológica es muy interesante. Al ordenarse toda ella entorno a un “agujero” (que no un patio) permite que la planta pueda ser absolutamente replicable al poder disponerse fácilmente como una solución flexible, abierta y transportable. Este “agujero” permite una relación climática con el terreno muy interesante en un clima como el de Castellón. Se produce un efecto de chimenea y de intercambio termodinámico a través de la vivienda especialmente favorable en ese clima. Ello obliga a una cuidada atención a los aislamientos de sus cerramientos, al aumentar estos. En la casa BF esto ha sido cuidado con mucho rigor llegando a muy exigentes transmitancias en todos sus planos (si bien y esto es una crítica, se tendría que haber tenido una mayor exigencia en la utilización de materiales de aislamiento totalmente ecológicos).

OAB + ADI Arquitectura, Casa BF

OAB + ADI Arquitectura, Casa BF

Por otra parte la inteligente solución de las instalaciones practicables desde su “falso techo” se traduce en una muy buena solución en cuanto a su mantenimiento. Esta registrabilidad de las instalaciones facilita el control en el tiempo y por tanto la durabilidad de las mismas, o que es lo mismo el menor tiempo en la amortización de las inversiones.

Toda la tecnología empleada muy recurrente con la industria naval le otorga igualmente una enorme carga conceptual respecto a su proximidad marina. Esta contextualización intelectual me parece altamente sugerente y muy oportuna. En cualquier momento todo ella, puede levar anclar y trasladarse con un mínimo coste e impacto medioambiental.

Volviendo sobre el “agujero”, hay que observar la cuidada elección de los materiales empleados en las distintas fachadas. Al margen del ingenioso desplazamiento en sección del módulo de dormitorios que aumenta al ángulo de percepción del terreno, se han estudiado aquellos para conseguir una mayor reflexión solar, y aumento de sombras en las fachadas más expuestas, disminuyendo la carga térmica exterior de la vivienda en meses calurosos y aprovechando al máximo la radiación en las frías.

Son muchas las cualidades técnicas de la vivienda. El rigor con la que se ha medido y construido es admirable. Pero además de todas las consideraciones de esta vivienda respecto a su comportamiento y compromiso medioambiental (que a mí me interesan especialmente), recuerdo la experiencia fascinante que me produjo subir por la ladera de bancales, entre sombras y olores mediterráneos y encontrarme bajo un enorme y refrescante toldo en el caluroso verano en el que fui a visitarla y sentirme abducido por el “agujero”, desde donde una refrescante brisa me hizo mirar al cielo y conducirme a través de unos etéreos peldaños hasta la hermosa cumbre que se había sutilmente acercado a transportarme a una de las más intensas experiencias espaciales de arquitectura que he vivido últimamente. Y siempre desde ese horizonte abierto hacia el fondo perceptible del mediterráneo, constatar una vez más como este gran equipo de arquitectos dirigidos por el maestro Ferrater te vuelve a sorprender con un fresco y a su vez clásico truco de magia, donde el lugar revisitado por la contemporaneidad más exigente adquiere un claro compromiso con uno de los problemas más relevantes hoy en día para toda arquitectura que se construya sobre cualquier territorio: Fabricar un organismo que sea capaz de crear las mejores condiciones de habitabilidad utilizando y aprovechando las energías locales como material del proyecto.

OAB + ADI Arquitectura, Casa BF

OAB + ADI Arquitectura, Casa BF

César Ruiz Larrea

Leave A Reply